Vida personal y laboral: ¿Son incompatibles? ¿Cómo encontrar un balance?

Encontrar un equilibrio entre lo laboral y lo personal es posible, siempre y cuando esté presente la creencia de que esa posibilidad existe.

La participación activa de la mujer en el mercado del trabajo ha abierto múltiples puertas; independencia económica, opciones de crecimiento laboral, reconocimiento y validación del entorno, confianza, empoderamiento personal, y aumento de la libertad, entre otros beneficios. Sin embargo, mientras las oportunidades aumentan, también lo hacen el cansancio, la falta de tiempo para nosotras mismas y para la familia, el stress mental, emocional y físico. Nacen interrogantes tales como si el mundo laboral es compatible con la maternidad, con el bienestar personal, con la diversión, con la armonía familiar. Incrementa la reflexión acerca del propio sentido de la vida y con ello la necesidad de mirar fuera de lo establecido y encontrar oportunidades que nos entreguen equilibrio en las distintas áreas de nuestras vidas. Pero muchas veces no sabemos cómo avanzar.

Encontrar un equilibrio entre lo laboral y lo personal es posible, siempre y cuando esté presente la creencia de que esa posibilidad existe. Los caminos se abren en el momento en que permitimos que estas oportunidades ocurran. Pero sabemos que, por sencillo que suene, no lo es. Más aún cuando se miran las cifras de expertos en la materia, quienes plantean que más de un 95% de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones están automatizadas por creencias adquiridas desde la infancia. Esto significa que la mayoría de las veces las decisiones que tomamos hacia un mayor bienestar no son realmente nuestras, sino que son producto de lo que hemos aprendido que “debemos” o “podemos” hacer, dejando nuestra autenticidad en menos de un 5%.

 

¿Cómo podemos avanzar? Estos cuatro pasos te permitirán avanzar en el balance de la vida personal y laboral, encaminarte hacia tu autenticidad de vida, logrando la compatibilidad buscada.

Por Ely Rudnick.